1. Blogger de viajes

Ya sabemos que en la web abundan los blogs de viajes, pero es posible destacarse del resto. Si estudias un poco y le das un giro original a tu sitio, puedes tener una fuente de dinero o canjes turísticos que te lleve de un lugar a otro. Es importante que tu blog tenga un buen diseño y por supuesto, que tus textos sean interesantes para cierto tipo de público. Pero no olvides lo esencial: tu blog nunca será rentable si no tienes visitas.

¿Cómo conseguirlas? Por un lado, elige desde un principio un tema específico para que tu blog se diferencie: así darás un motivo a los lectores para seguir tus publicaciones. Luego, estudia un poco de marketing digital para entender cómo usar las redes sociales y otras herramientas web para atraer visitas a tu blog y hacerte conocer. Deberás también tener nociones básicas de fotografía y manejo de plataformas web (como Wordpress). Cuando tengas un volumen interesante de personas que te leen, ya serás de interés para empresas: querrán que hagas reviews de sus productos o servicios, que hables de su hotel, que visites su restaurante, etcétera. Mientras más seguidores y visitas tengas, más podrás aumentar tus tarifas y ofrecer tus servicios como influencer de viajes.

2.  Escritor freelance

Crear un blog no es la única opción para escribir y viajar de manera simultánea: puedes vender textos de distintos formatos en sitios como Fiverr, Upwork o Lowpost (entre muchos otros). En caso de que hables varios idiomas, también puedes ofrecer tus servicios como traductor. No se pagan grandes sumas por artículo, pero si tienes facilidad para escribir y decides viajar por países donde se vive con poco dinero, es un camino asegurado.

En este caso, serán clientes particulares los que te soliciten textos con distintas cantidades de palabras, temas y estilos. Para tener éxito y ser elegido una y otra vez por esos clientes, procura perfeccionar tu ortografía y gramática, esfuérzate por entender lo que te solicitan y sobre todo, desarrolla un sistema de trabajo organizado para entregar siempre en tiempo y forma. Si lo logras, tendrás un volumen de trabajo constante y te recomendarán a sus conocidos.

3.  Fotógrafo de viajes

Buen ojo, una cámara profesional y amor por la fotografía son las tres condiciones para incursionar en esta bonita y rentable profesión. Si cuentas con formación fotográfica o artística, las posibilidades son aún mayores.

¿Cómo ganar dinero a través de tus fotografías? Las opciones son muchas, por lo que puedes apuntar a varias o elegir una y especializarte. Puedes ayudar a promocionar un destino, hotel o restaurante, fotografiar eventos o enfocarte en registrar postales de los destinos que visites. Una excelente idea es comercializar tus fotos en bancos de imágenes online, donde algún medio puede comprar los derechos y utilizarlas en sus publicaciones. También puedes crear tu propio sitio web para ofrecer el servicio de fotografía o para publicar tus fotos y cobrar por cada descarga -o pedir que te mencionen cuando las utilicen para darte a conocer-. Otra opción es alistarte para trabajar en cruceros: esta alternativa en general requiere autorizaciones de la Marina de tu país, pero la paga suele ser muy buena y te permitirá conocer muchos lugares de una forma diferente.

¿Qué te parecen estas recomendaciones? Tu próxima oficina puede ser justo frente al mar. Sólo necesitas disciplina, horarios organizados y un compromiso constante para aprender las novedades de tu profesión. ¡Anímate a emprender a medida que recorres el mundo!