Una de las decisiones más importantes que todos deben tomar es sobre su desarrollo profesional. ¿Quieres estar trabajando para otra persona por el resto de tu vida? ¿O estás listo para arriesgarte y tratar de construir algo por cuenta propia?

Si bien el espíritu empresarial puede sonar como la elección profesional inmediata y tentadora, no es para todos. Es posible que no estés listo para hacer todos los sacrificios necesarios en el futuro.

Por otro lado, si solo te quedas en tu trabajo actual y nunca intentas algo diferente, podrías terminar lamentando una década a partir de ahora, cuando será demasiado tarde.

Entonces, para ayudarte a tomar una decisión sobre qué camino es el adecuado para ti, compartimos un desglose en profundidad de las ventajas y desventajas de ser emprendedor y empleado.

Pros y contras de ser un empleado

Ser un empleado podría no ser tan malo, después de todo. Sin embargo, al mismo tiempo, puede ser un error aceptar esto como tu destino y tomar o mantener un trabajo. Veamos por qué.

1. No te preocupes por no recibir el pago el próximo mes

Una de las cosas buenas de un trabajo regular es que recibirás tu dinero todos los meses. Eso significa que puedes seguir haciendo lo que haces y no preocuparte de que un proyecto empresarial no funcione o que un cliente no pague. Ese nivel de inseguridad queda para los empresarios.

2. Beneficios

Las ventajas de ser empleado incluyen vacaciones pagas y días de enfermedad, seguro de salud y de vida, un plan de jubilación, seguridad social, compensación de trabajadores y más. Eso hace la vida mucho más fácil para el empleado.

Imagina tener que lidiar con todo esto y pagar de tu bolsillo. Porque esa es la vida de un emprendedor.

3. Separar la vida y el trabajo

No todos quieren ser el dueño que vive ocupado y deja un evento familiar para manejar una crisis en el trabajo o el empresario y el padre que siempre está al teléfono o contestando correos electrónicos y viajando todo el tiempo para reunirse con clientes.

Además, la falta de horas de trabajo fijas puede volver locas a algunas personas, arruinar su sueño y eventualmente afectar su salud mental y física.

Sin embargo, los empleados saben con precisión cuándo y durante cuánto tiempo deben estar en el trabajo, después de lo cual pueden irse y olvidarse de todo lo que sucedió allí. Eso significa que pueden esforzarse y generalmente lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida. Estos no están conectados de ninguna manera, lo que es reconfortante para las personas que no desean estrés innecesario en su vida.

4. No alcanzar tu potencial

Si permaneces en tu trabajo para siempre, nunca crecerás y verás de lo que eres capaz. Debido a que eso requiere coraje, debes ingresar a un nuevo campo, establecer conexiones, arriesgar mucho, hacer sacrificios y fallar algunas veces antes de tener éxito. Estas son algunas de las razones principales por las cuales las personas nunca comienzan su propio negocio.

Es posible que evites ese pensamiento por un tiempo, pero eventualmente te golpea: allí estás trabajando de la misma manera que hace cinco años y sin haber hecho nada nuevo con tu vida. Te das cuenta de que estás invirtiendo los mejores y más enérgicos años de tu vida en algo que no disfrutas.

No solo los trabajadores promedio no están contentos. Está comprobado que un trabajo hace que la gente se sienta miserable con el tiempo.

5. Hacer rico a alguien más

No hay mucho que pueda motivar a los empleados, ya que ninguna cantidad adicional de trabajo los hará más ricos. De hecho, solo ayudará a sus jefes. Si estás buscando cambiar su situación financiera y quieres ser más independiente, ser un empleado no es el camino correcto.

6. Aburrimiento

La monotonía laboral te llegará eventualmente. La mayoría de la gente odia despertarse por la mañana, el viaje, la oficina y la atmósfera, los proyectos tediosos. Si dedicas toda tu vida a eso, podrías terminar deprimido y perder el deseo de lograr más o hacer un cambio.

Pros y contras de ser emprendedor

Ahora, veamos qué hay al otro lado. Es posible que admires a los empresarios que están transformando el mundo de los negocios o a los propietarios de pequeñas empresas que parecen estar viviendo el estilo de vida ideal. Sin embargo, no siempre es fácil. De hecho, admiten que es lo más difícil que hicieron. Sin embargo, todavía aman cada parte de ella. Veamos si también puedes disfrutar de ese viaje.

1. Iniciar una empresa no es fácil

Formar una compañía implica papeleo, asumir responsabilidades, hacer investigación, manejar finanzas y asuntos legales. Además, eso es algo que hará que la mayoría de la gente esté bastante estresada. Sin embargo, si lo superas, estará bien.

2. No lo lograrás con tu primera idea de negocio

Lo triste del emprendimiento es que debes cometer muchos errores antes de hacerlo bien. Es poco probable que su primer negocio o idea de negocio tenga éxito, por lo que no espere que llegue dinero en el primer mes o incluso un año después de comenzar su propia empresa.

Sin embargo, incluso algunos de los nombres más importantes en los negocios no tuvieron éxito desde cero. Elon Musk, por ejemplo, recibió mucho malos comentarios con la primera versión de PayPal, y sus primeros tres lanzamientos de cohetes fueron un fracaso (que le costó cientos de millones de dólares). Sin embargo, no se rindió. De hecho, dice: “Si las cosas no fallan, no estás innovando lo suficiente”. Hoy, el CEO de Tesla y SpaceX está cambiando el mundo de maneras que otras personas ni siquiera podrían imaginar. Si decides ser emprendedor, tendrás que aceptar el hecho de que el fracaso es una gran parte del viaje.

3. El trabajo nunca se detiene

Como empleado, solo esperas que termine la jornada laboral para que poder relajarte en casa y ni siquiera pensar en nada relacionado con el trabajo. Luego, esperas el fin de semana para poder hacer algo divertido.

Sin embargo, los empresarios lo hacen de manera diferente. Cuando están construyendo un negocio, trabajan todo el tiempo. Su mente siempre está tratando de solucionar problemas, pensar en formas de encontrar nuevos clientes o generar nuevas ideas de negocio. También deben estar disponibles para otros 24/7.

No hay nadie más a quien culpar si algo sale mal. Por lo tanto, el empresario puede despertarse por la noche para solucionar un problema de pago o dedicar sus vacaciones completas en un destino exótico a construir un embudo de ventas para un nuevo producto.

4. Eres tu jefe

El emprendimiento implica riesgo, incertidumbre, estrés y fracaso. Sin embargo, al final del día, nadie más te está diciendo qué hacer. Puedes tomarte un día libre cuando lo desees o estructurar tu trabajo de acuerdo con las otras cosas que necesitas hacer. Simplemente significa que te pondrás al día más tarde o harás un poco más de trabajo por adelantado. Eso significa que tienes toda la flexibilidad del mundo, lo que equivale a libertad.

Entonces, eres dueño de tu tiempo. Esa es nuestra posesión más preciosa, y los empleados no la tienen bajo su control. Sin embargo, como emprendedor, lo haces.

5. Crecimiento en todas las formas posibles

Si dedicas tu carrera a ser emprendedor, también aprenderás. Buscarás crecimiento personal y espiritual con mentores, libros, eventos de redes, cursos en línea, lecciones de vida, experiencias, etc. Te convertirás en la mejor versión posible de tí mismo, y eso también afectará positivamente su negocio.

Luego viene el crecimiento empresarial. Cuanto más esfuerzo pongas en tu proyecto, más oportunidades se te presentarán. Nunca se sabe cuándo algo escrito por ti se volverá viral online, cuando recibirás una gran oferta en tu correo electrónico después de que alguien se entere de su trabajo, o cuando encuentres tu próximo socio.

Por último, pero no menos importante, tendrás la oportunidad de alcanzar todas sus metas financieras, sin importar cuán grandes sean. No puedes convertirte en millonario trabajando para otra persona. Sin embargo, puede hacerlo creando el siguiente mejor producto, creando una marca que reciba mucha atención, convirtiéndote en un experto en tu campo y cobrando mucho por hora de tu tiempo.

Lo mejor es que no hay limitaciones aquí. Eres creativo, productivo y decidido, listo para trabajar tanto como sea necesario para hacer realidad tus sueños. Ser emprendedor significa que puedes ingresar a más de un mercado, tener diferentes productos y servicios, atender a diferentes tipos de audiencias y así diversificar sus ingresos. Esto te traerá estabilidad financiera. Por lo tanto, incluso si un flujo de ingresos se ve afectado por factores externos (como la economía, un cambio en los deseos de las personas, un nuevo competidor u otro), afectará un poco tus ingresos mensuales.

¿Empleado o emprendedor?

Entonces, ¿qué será para ti? Ahora que conoces los aspectos buenos y malos de ambas trayectorias profesionales, puedes hacer un plan, definir tus prioridades y pasiones en la vida, descubrir lo que realmente quieres y luego tomar medidas en la dirección correcta.